Crónicas de Conciertos y Festivales·Música

Crónica FIB 2017 – Viernes 14 julio

El viernes con Mourn para abrir boca comprobamos lo que intuimos en el reciente Tomavistas. Aunque suene a tópico por la edad de sus componentes, están consiguiendo rápidamente una madurez que les puede convertir en una gran banda sin mucho tardar. Han progresado tanto con sus instrumentos, como en tablas sobre el escenario. Sus mejores momentos fueron cuanto alternaban voces y coros Carla y Jazz en una misma canción. Temples están en ese momento que si sacan otro buen disco llenarán recintos de los grandes por si solos. Superados unos problemas de sonido iniciales, empezó a sonar la arrebatadora Certainty. Ganaban cuando unos preciosos teclados de color blanco tenían más presencia sicodélica, aunque algún que otro problemilla en la voz de James Edward Bagshaw consiguieron que nuestras expectativas no fueran del todo satisfechas. Momento para hacer una pasada por el Verde Las Palmas para ver a Blossoms de los que no nos llevamos una gran impresión. Sonaban más acertados cuando se ponían más discotequeros (como si el homenaje a Blondie no sólo fuera a través de la camiseta de su cantante) y menos cuando más se asemejaban a Arctic Monkeys. Estaban algo falto de revoluciones, como si todo el setlist resultara un poco plano.

Había que hacer una intentona por lograr asistir a una fiesta igual a la de hace un par de años con Joe Crepúsculo. No tenemos ninguna duda, Crepus lo ha vuelto a hacer. Acompañado de la tribu al completo, Aaron Rux, Tomasito con sus palmas y zapateaos, el coctelero Alberto Martínez, Alacrán en el cuerpo de baile, a los que en esta ocasión se les añadieron Sergio y Luciana de Svper. A la pregunta de Crepúsculo de si queríamos bacalao, respondimos todos bailando para empezar Te voy a pinchar y continuar en un in crescendo constante la rave al ritmo de las palabras de Crepus de “vamos que nos vamos”. Suena brillante o La fábrica de baile en una traca final de uno de los conciertos del festival. Los Planetas en el FIB juegan en casa, lo saben y lo reconoció J antes de dar las gracias por aguantarlos otro año. Con un repertorio para la ocasión de una hora escasa de concierto, que dejó con ganas de más a casi todos. Sonaron Santos que yo te pinte, Un buen día y Alegrías del incendio en un amago de bis antes que J nos animara para acercarnos a ver a La Casa Azul “que es un grupazo”.

Bigott en el escenario FIB Club tenía muy atento un público fiel que va consiguiendo con una carrera constante y coherente. Foals se nos escurrieron hace unos días en el Mad Cool pero aquí llegamos a tiempo de disfrutar de una banda perfecta para este tipo de fiestas. Mezcla de rock, baile y hits universales para levantar la noche de cualquier festival. La Casa Azul, uno de los artistas de pop más grandes de este país que hace demasiado tiempo que no publica disco. Nada menos que 6 años, que esperemos no se alarguen mucho y La gran esfera llegué pronto. Para nosotros fue probablemente el concierto de esta edición. Gran puesta en escena (con homenaje a Daft Punk), banda perfecta y canciones para levantar a un muerto. Merece mucho más reconocimiento del que ya tiene. Deadmau5 llenó la explanada principal para una sesión intensa y a esas horas se agradece.

Crónica FIB 2017 – Jueves 13 julio

Crónica FIB 2017 – Sábado 15 julio

Crónica FIB 2017 – Domingo 16 julio

 

Anuncios