Crónicas de Conciertos y Festivales·Música

Crónica del concierto de Sidonie en el Wizink Center. Madrid, 30 diciembre 2017

Reencontrarse con amigos siempre es una alegría y Marc, Jes y Axel ya hace tiempo que lo son para nosotros. No pasa con todos los grupos, ni mucho menos, que se cree un vínculo emocional que parece que quedas con ellos para pasarlo bien más que ir a verles actuar. No creo que sea algo buscado premeditadamente pero su responsabilidad en esta relación, casi de parentesco con sus fans, se debe a su trabajo incansable en enormes giras que les hacen pisar hasta el último punto de nuestra geografía, su simpatía, la fantástica relación que se siente entre ellos y la complicidad que se crea en sus directos gracias a su interminable lista de canciones pop perfectas.

Una de las mejores noticias del año es el merecido reconocimiento que Rufus T. Firefly han tenido con Magnolia y que abrieran el concierto de Sidonie para cerrar 2017 es un gran broche de oro. Víctor Cabezuelo enseguida les daba las gracias por el ofrecimiento y a pesar de haberse roto un dedo de la mano dos días antes hicieron como siempre un conciertazo. Todo funciona a la perfección en la banda de Aranjuez y muy juntos los 5 miembros sobre el enorme escenario del Wizink Center desplegaron la intensidad y psicodelia que les ha hecho llegar a la primera linea. Una de las cosas que más nos gustan de Rufus es la importancia que le dan a los teclados, algo que se infrautiliza demasiado en el pop en español. Si os ha gustado el disco y no los habéis visto en directo no os los perdáis.

Marc Ros, Jes Senra, Edu Martínez, Victor Valiente y Ramiro Nieto salieron puntuales a las 21:30 y se reunieron en torno a Axel Pi y su batería para hacer piña y arrancar con Os queremos (toda una declaración de intenciones), Nuestro baile del viernes y Costa azul. Sierra y Canadá es uno de los ejemplos de lo bien que le sientan a sus directos las habilidades de Rams a las percusiones (por cierto echamos de menos a The Right Ons, ojalá vuelvan pronto). Con Siglo XX hicieron la habitual presentación de los miembros de la banda en la que se notó un punto de emoción mayor por ser la despedida de la gira de El Peor Grupo Del Mundo. Marc enseñó su ropa interior roja para hablar del concurso de fotos para irse de fiesta con ellos tras el bolo (damos fe que la gente se lo curró) y empezar a continuación Yo soy la crema. Qué bien le venía el pasillo que salía desde el escenario hacía el centro del recinto a Marc Jes para animar al personal. Lo utilizaron varias veces paseándose por el para acercarse al público y hacer guiños cómplices. No se dibujar un perro con los ya habituales carteles para que nadie se pierda con la letra sonó antes de En mi garganta que fue uno de los momentos de la noche con un solo de batería, que parece “prohibido” en los últimos años, del grandérrimo Axel Pi y un amago del In a gadda da vida de Iron Butterfly.

La primera colaboración de la noche fue la de Mikel (Izal) para cantar nuestra canción favorita de Supersubmarina, LN Granada y desear que se terminen de recuperar. El único rescate de la época en la que cantaban en inglés fue Feeling Down y fue el momento para echar de menos el sitar de Jes y mitiquérrimas canciones como Sidonie goes to Varanasi, Cousteau’s Zodiac, On the sofa, Jardín polar, Persona, Dandy del extrarradio… pero enseguida cambiamos el chip para disfrutar a tope con El bosque y la segunda colaboración de la noche (Leiva iba a ser la tercera pero nos pareció entender que pinchó una rueda y no llegó a tiempo) con Rufus T. Firefly y Victor Valiente haciendo un alarde guitarrero en medio del pasillo del escenario. Justo antes de los bises sonó Carreteras infinitas pero no nos hicieron esperar mucho para volver con Un día de mierda, El incendio y la apoteosis final con Estáis aquí.

2018 será algo triste porque seguramente será un año sin Sidonie y sin poder sumar una muesca más a las 32 que ya llevamos señalando las veces que les hemos visto en directo. Pero qué mejor forma de despedirse de ellos al mismo tiempo que el año que termina que en un recinto como el Palacio de los Deportes, uno de los mayores de Madrid con un más que aceptable aforo y que ha visto pasearse a los más grandes artistas. No podíamos haber tenido unas preuvas mejores.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Crónica del concierto de Sidonie en el Wizink Center. Madrid, 30 diciembre 2017

Los comentarios están cerrados.