Cine·Noticias

Mejores películas internacionales 2016

mejores-peliculas-internacionales-2016

Este año no coincidimos del todo con los gustos mayoritarios que hemos visto en listas y recopilaciones específicas de cine o de prensa generalista. Hay un par de películas de entre nuestras favoritas que no aparecen en casi ninguna o lo hacen en un puesto mucho bajo. De todas formas esto de las listas no es más que un juego y si sirve para rescatar algún trabajo injustamente tratado mejor que mejor.

MIA MADRENANNI MORETTI

Para empezar con las “sorpresas” de la lista, el número 1 es para Nanni Moretti (Caro Diario, Abril). Un director de los que generan amores y odios casi por igual. De hecho, nosotros no somos fans incondicionales suyos, pero este retrato sobre la relación entre dos hermanos y su madre y su forma de afrontar sus últimos días antes de morir, destila verdad con mayúsculas. Y además sus toques de cine social y de cine dentro del cine (y el gran personaje interpretado por el enorme John Turturro) la hacen ser digna de reivindicación.

ANOMALISACHARLIE KAUFMAN  Y PATERSONJIM JARMUSCH

En el segundo puesto no hemos sido capaces de decidirnos entre la animación stop-motion de Anomalisa, perfecta radiografía del hombre moderno, sus angustias y sus deseos, tratados con ternura y sensibilidad, y la última gran película del año, Paterson (el reverso optimista de la gran película de Kaufman) del cineasta independiente norteamericano Jim Jarmusch.

EL HIJO DE SÁUL – LÁSZLÓ NEMES

La ganadora del Oscar a Mejor película de habla no inglesa estremece en el empeño de su protagonista en dar un entierro digno a uno de los cadáveres que tiene que transportar en Auschwitz para conseguir sobrevivir. Cuando ya parecía agotado el tema del Holocausto en el cine, Nemes gracias al empleo de la cámara al hombro (que sigue al personaje principal constantemente) y un impactante trabajo con el sonido fuera de campo, llega a hacer una de las películas indispensables del año.

Además tenemos que reivindicar el último trabajo de Quentin Tarantino. Los Odiosos Ocho ha pasado injustamente desapercibida, a pesar de su reparto excepcional, una compleja puesta en escena y un homenaje al western y al cine de una sola localización que recuerda por momentos al Hitchcock de La Soga y la hacen digna de la filmografía del autor de Pulp Fiction y Kill Bill.

Caballo dinero de Pedro Costa ha llegado a menos público que otras de las integrantes de la lista, pero era de esperar. Su cine, tan personal como enigmático, no consigue llenar las salas a pesar de los premios que consigue en festivales internacionales. Su ajuste de cuentas con la historia reciente (y no tan reciente) de Portugal, a través de sus personajes y actores habituales, son un ejercicio de coherencia en uno de los directores más interesantes europeos de los últimos años.

Con Carol nos llevamos una pequeña decepción. Y, en parte (o en su totalidad) la culpa es nuestra por haber tardado en verla demasiado y no haber sido capaces de aislarnos de las opiniones y críticas tan elogiosas que recibió. A pesar de la fantástica fotografía de Edward Lachman, las interpretaciones de Rooney Mara y Cate Blanchett y la brillante dirección de Todd Haynes (mucho más que un experto en melodramas) nos dejó algo fríos. De todas formas el enorme talento detrás de la adaptación de la obra de Patricia Highsmith le sirve para estar entre las 10 mejores películas del año.

Jia Zhang Ke ha sufrido en los últimos años un proceso de “domesticación” que le quitan algo de brillantez a sus nuevas películas, al mismo tiempo que se ha abierto a un público más amplio. Más allá de las montañas es un melodrama que cuenta la historia de China a través de un trío amoroso con una enorme dignidad y consiguiendo momentos muy emocionantes.

Ahora si, antes no, premiada en Locarno y en Gijón, es la depuración perfecta del cine de Hong Sang Soo tras The day he arrives o En otro país. Hondura en la reflexión disfrazada de la más humilde sencillez.

La invitación de Karyn Kusama es nuestro reconocimiento en la lista al cine de terror y una de las sorpresas más agradables que nos hemos llevado en las salas este año. Qué gran sensación cuando no esperas gran cosa de una película y ésta te emociona, te hace reír o pasar miedo. Ganadora en Sitges, es claustrofóbica, maneja los tiempos del thriller y sorprende en sus giros hasta la resolución.

Además hemos tenido la tentación de incluir Yo, Daniel Blake, último trabajo de Ken Loach, su mejor película de los últimos años; Greenroom de Jeremy Saulnier (está claro que ha sido un buen año para el cine de género); Mustang de Deniz Gamze Ergüven y Bone Tomahawk de S. Craig Zahler.

Anuncios