Crónicas de Conciertos y Festivales·Música

Crónica del concierto de Los Planetas en el Teatro Circo Price. Madrid, 27 abril 2017

Zona Temporalmente Autónoma, último disco de Los Planetas, llegó con más polémica de la esperada. Después de aguardar 7 años desde Una Ópera Egipcia las expectativas estaban demasiado altas, lo que unido a que en España gusta criticar y derribar ídolos y que alcanzar las cotas de alguno de sus trabajos anteriores es una tarea titánica, les han hecho recibir a nuestro entender de manera injusta, alguna crítica no muy elogiosa.

Las canciones nuevas añadían un paso más en la incertidumbre de como enlazar un cancionero tan amplio y heterogéneo. Sumaban un lado más político en alguna canciones que hacían más complicado dejar contento a todo el mundo con la selección del setlist. No obstante las entradas para su concierto del 27 de abril en Madrid se agotaron rápido. Son muchos los fans que han ido reuniendo a lo largo de los años la que para Flores en el Ático es la banda indie (signifique lo que signifique esto en nuestros días) más importante de la música española.

Y como esperábamos se cumplieron nuestras mejores esperanzas. La integración de “todos” los Planetas ha alcanzado su cenit (habrá que ver si siguen inventándose nuevas pieles). No hay ninguna duda que J y los suyos han conseguido depurar el estilo que les ha venido ocupando últimamente. Y por mucho que coqueteen con Yung Beef y el género musical del que este es protagonista, Los Planetas en Islamabad – que sonó en puestos de honor abriendo el segundo bis – no hacen trap, como mucho una adaptación planetaria del género. Esa peculiar mezcla de palos flamencos y su personal muro de sonido ha alcanzado la perfección en este último trabajo y lo demostraron este jueves con un concierto más sólido y menos separado entre sus distintas épocas. De cualquier forma, hubiera estado bien ver al miembro de PXXR GVNG en el Price, aunque las colaboraciones que subieron al escenario fueron de altura. Tanto Soleá Morente como La Bien Querida – que hizo doblete con No se cómo te atreves y Una cruz a cuestas – son habituales de los de graná y se nota la tremenda complicidad que despliegan sobre las tablas y la entrañable mezcla de admiración y protección de J con ellas.

 

Rescataron algún clásico como Jose y yo, que con varios conciertos de los granainos a las espaldas no les había escuchado todavía. Pero claro ¿cuántos temas podemos elegir de su repertorio cada uno? Sonaron De viaje o Rey Sombra del Super 8, Jose y yo del Pop. Pero ¿y La caja del diablo, La copa de Europa, Cumpleaños total o Mi hermana pequeña? Mejor no sigo, que la lista sería interminable. Esa sería la única pega que le pondría a sus conciertos de los últimos tiempos. Algún rescate más de la época heróica para tantísimos fans que perduramos desde hace tantos años sería muy de agradecer. También es cierto que sería duro para los nuevos seguidores – y que conste que hemos comprobado que siguen añadiendo sangre nueva abarrotando las primeras filas – no escuchar las más habituales Santos que yo te pinte o Un buen día.

El repaso de las canciones de Zona Temporalmente Autónoma fue casi completo. Entre las pocas que no sonaron está Guitarra roja, uno de los más claros ejemplos de las influencias de Los Planetas por ejemplo en los recientes Exquirla. No sonó finalmente a pesar de ser un concierto más bien largo (unas 2 horas y media) y que parecía atisbarse desde nuestro sitio en uno de los setlist que estaban sobre el escenario y que debieron cambiar sobre la marcha. Y nos fuimos De viaje con J, Florent, Banin, Eric, y Julián para terminar un concierto de una banda indispensable, antes, ahora y por mucho tiempo. Seguiremos siendo parte de la resistencia Planetaria.

Anuncios