Cine·Críticas de Películas

Crítica de ‘Tarde para la ira’ de Raúl Arevalo

tarde-para-la-ira-raul-arevalo

No siempre cuando un actor se decide a pasar a la dirección salen bien las cosas, ni siquiera sabemos si el que haya sido actor es relevante para su trabajo dirigiendo. Pero en este caso Raúl Arévalo ha dado en el clavo y tiene toda la pinta que ha utilizado su experiencia en rodajes y su trabajo con sus compañeros actores para su primer trabajo al mando.

Tarde para la ira no parece una ópera prima, aunque eso no sea sinónimo de calidad, es una realidad. Pero lo que si que parece es un trabajo maduro, sin dudas, teniendo muy claro que se quiere contar.

El reparto está espectacular, pero también es cierto que su elección no era muy arriesgada. Sobre todo con un Antonio de la Torre que vuelve a estar perfecto. Luis Callejo,  Ruth Díaz y Manolo Solo, más habituales de la actuación de reparto, completan un reparto sin fisuras. Lo de Manolo Solo (La isla mínima, B La película, La Herida o numerosas apariciones en series de televisión) y su nómina de secundarios empieza a ser de nota.

Es difícil ponerle pegos a esta enorme historia de venganza justificada (que políticamente correcta y qué difícil de defender es a veces la frase “la violencia quita la razón”) aunque poniéndonos muy críticos si algo hace que no sea redonda, es un final tan abierto, que deja el destino de demasiados personajes con cuentas pendientes.

En cualquier caso esa violencia seca, digna de los mejores referentes nacionales e internacionales, y un gran talento para los diálogos (que complicado es que los personajes hablen tan bien),  hacen junto con un gran manejo de la tensión, una de las películas más interesantes de los últimos años.

Tenemos muchas ganas de saber por dónde irán los tiros en la carrera de este gran actor y ahora también director.

Anuncios

Un comentario sobre “Crítica de ‘Tarde para la ira’ de Raúl Arevalo

Los comentarios están cerrados.