Crónicas de Conciertos y Festivales·Música

Primavera Sound: Sábado 4 de junio de 2016

Manel-Primavera-Sound

Nuestro primer concierto del sábado fue el de Manel que, como se esperaba, fue un gran éxito de público. También entre los más pequeños, que acuden al espacio Minimúsica, a los que se veía con sus padres disfrutando y bailando de un concierto divertido como pocos en el festival. Con su cuarto disco han vuelto a dar un paso adelante y comenzamos a no verles el techo. Su concierto y las ventas de su disco nos plantea una duda: ¿no sería posible situar en el Primavera Sound algún otro grupo español tan bien colocado en escenario y hora?.

Acudir a rendir pleitesía a un mito como Brian Wilson era una obligación, autor de uno de los discos imprescindibles de la historia de la música y de una discografía en conjunto a la altura de muy pocos. Curiosidades del destino, hemos podido ver en pocos días a Paul McCartney y al líder de The Beach Boys, dos de los artistas esenciales del pop de todos los tiempos.

Brian-Wilson-Primavera-Sound

Wilson miraba al cielo justo antes de saludar al público siguiendo el vuelo de una gaviota, quizás pensando en su hogar, en California, para arrancar en seguida con Wouldn´t it Be Nice. Lástima una vez más el problema de volumen del escenario Heineken, el más alejado de la entrada, que dificultó disfrutar de más de un concierto.

Se ha notado el paso del tiempo del mitiquérrimo concierto del FIB de hace 10 años. Wilson no está tan en forma, pero la gran banda que lo acompaña y un setlist como el que desplegó, lo compensa con creces. Después de interpretar Pet Sounds al completo (no llega a 40 minutos), sonaron clásicos de The Beach Boys como Surfin´USA, Good Vibrations I Get Around. Y es que hay gente, que como Brian o McCartney consiguen que pensemos, al menos durante un rato, que la vida puede ser maravillosa.

Llegó el momento de reponer fuerzas, que empezaban a escasear, para poder aguantar hasta el final de la noche. Es de agradecer que el Primavera cuide la variedad alimenticia y al público vegetariano / vegano que suele ser un auténtico sufridor en estos conciertos, teniéndose que reducir su dieta a patatas fritas y poco más.

Vegan-Food-Primavera-Sound
Boom Boom Rest – comida vegana: http://www.boomboomrest.com/

Drive Like Jehu fue la sorpresa agradable del día. Estamos ante otra reunión que se pasea por escenarios de todo el mundo, en este caso de una banda con tan sólo dos discos y 5 años de vida. Habría que analizar el verdadero interés en estas reuniones. ¿Son una estrategia de marketing? ¿Tienen tantos grupos más reconocimiento ahora que en su momento? ¿Ha crecido tanto la cultura musical para rescatar tantos olvidos?.

De cualquier modo, el escenario Primavera (el también conocido como el de la cuesta) se llenó de guitarras grunge y actitud hardcore ante un buen aforo, pese a compartir horario con Deerhunter y ¡ojo! con Los Chichos, que reunieron un buen número de españoles para disfrutar de la rareza del año (reconozcámoslo: si hubieran tocado en las fiestas de tu pueblo, puede que no hubieras ido a verlos). En esta ocasión valió la pena que Rick Froberg John Reis volvieran a juntar sus caminos, están en forma, esperemos que lo suficiente como para sacar nuevo material.

Era el momento de salir corriendo al otro lado del recinto (y a estas alturas de festival parece que de Barcelona) para disfrutar de una de las musas del rock de nuestros días. P.J. Harvey aparecía como el reverso tenebroso a la de la gira anterior. Si entonces parecía un ángel toda de blanco, ahora aparecía de negro riguroso, bajo una marcha militar y con una banda que incluía a John Parish y Mick Harvey (miembro fundador de los Bad Seeds de Nick Cave), para presentar The Hope Six Demolition Project. Basta ya de añorar a la Polly más rockera, hace tiempo que no es esa artista. Con la misma delicadeza y solemnidad ha cambiado también el arpa por el saxo. Los mejores momentos de su actuación fueron las canciones Let England Shake, o los pocos momentos en los que se acuerda del pasado en Down by the Water o To Bring you my Love. En varios momentos parecía cantar sólo a capella y las canciones no parecían desnudas gracias a la magia de su voz, que conseguía emocionar en cada giro.

PJHarvey-Primavera-Sound

Sigur Ros, actuaban en un momento complicado de la noche, a esas horas y con tanto cansancio acumulado su propuesta podía ser definitiva. Pero con Jónsi y los suyos ya se sabe, si entras en su mundo te llevarán flotando a otra dimensión. Con unas preciosas proyecciones y un repertorio de sobra conocido encandilaron con un concierto perfecto. Nos mantenemos a la espera de noticias de nuevo material.

Julia Holter llegaba bendecida por público y crítica (incluida la aprobación de Jean Michel Jarre con el que ha colaborado recientemente) y tenemos que reconocer que nos dejó un poco fríos. Sus canciones son bonitas y tanto ella como la banda que la acompañaba eran eficientes, pero el show resultaba un poco vacío para un escenario tan grande. Puede que Holter haya corrido demasiado desde que publicara su primer disco hace 5 años y tenga que crecer para conciertos como este. A Parquet Courts los habían relegado a un escenario pequeño para lo que se espera actualmente de ellos. Si encima no habías ido con tiempo de coger sitio, el concierto era casi impracticable.

Un año más para un festival que mantiene una coherencia en su propuesta como pocos en el panorama nacional y que edición tras edición resulta imprescindible.

Entrada-Primavera-Sound

Anuncios