Crónicas de Conciertos y Festivales·Festivales·Música

Primavera Sound: Viernes 3 de junio 2016

Acceso-playa-Primavera-Sound

Un año más el festival barcelonés conseguía un nuevo record de asistencia, 55.000 almas por día y más de 200.000 en total de más nacionalidades que nunca, con el cupo nacional cubierto en el entorno del 50%. En su afán por crecer, este año se añadido un espacio chill out, haciendo el recinto aún más inabarcable: Beach Club, un espacio con dj´s y música durante 18 horas al día para relajarse a la orilla del mar.

Allí estuvimos el viernes y sábado. A continuación os contamos qué nos pareció la primera jornada:

Había que llegar como fuera a ver a una de las bandas del año, era obligado. Savages publicaron en enero Adore Life, disco que estará en muchas listas de lo mejor del año cuando toque revisar qué ha pasado en 2016, y no defraudaron a nadie. Jehnny Beth arrasó en una interpretación llena de carisma, llevando en volandas a una banda a la que aún le quedan un  par de pasos que dar y seguro que lo hará para ser cabezas de cartel. La misma Beth recordaba su anterior participación en el festival en un escenario más pequeño. Se lanzó al público varias veces, le retaba y provocaba, recordando un poco a la forma de meterse en el bolsillo al respetable de Nick Cave. Una banda muy en forma que nos dará alegrías en el futuro.

Savages-Primavera-Sound-2016

Beirut tocaron en el momento mágico de la caída del sol y le sentaba como anillo al dedo a su música y a una instrumentación con vientos, acordeón, mandolina y cello. El cambio de estilo con las más oscuras e intensas Savages fue de agradecer e incluso se pudo amagar algún baile.

Radiohead no son de los que se dejan ver a menudo y puede que sean la única banda sobre el planeta que mantiene el espíritu de cuando el rock podía cambiar la vida de la gente. Con disco nuevo recién publicado A Moon Shaped Pool, aún solo se han instalado en nuestras cabezas un par de singles Day Dreaming y Burn the Witch. Pero arrasaron una vez más como la máquina perfeccionista que son, con un setlist que recuperaba algún momento más antiguo que en anteriores giras y que reservaba una sorpresa en forma de rescate de su primer gran clásico. Creep no aparecía en el listado de canciones inicial, pero sí escrita a boli por la banda, seguramente satisfechos por el concierto que estaban dandoEmpezaron con la nuevas canciones y ya se habían ganado a los miles de personas que les escuchábamos con devoción, gracias a sus atmósferas e intensidad, cuando empezó a sonar The National Anthem y la locura se desató. A partir de entonces sonaron clásicos como No Surprises, Karma Police, Everything is in the right Place y por supuesto todos rendidos a sus pies.

Momento para hacer una de las pocas quejas del festival. El volumen del escenario Heineken era algo escaso y con el sold out de este año, obligaba a pasar más agobios de los deseados para coger sitio decente. El juego de luces y realización de pantallas, parecido al de los últimos años, tampoco ayudaba para poder ver primeros planos de Jonny Greenwood Thom Yorke por el mosaico en forma de collage en la que solo aparecían miniaturas de la banda.

Viendo como el festival ha agotado entradas, el camino a seguir para los demás parece claro; contratar grandes bandas como Radiohead o P.J. Harvey. En un panorama como el de nuestro país, cada vez más lleno de conciertos y festivales con cartelazos como el BBK Live o el Mad Cool, el cabeza de cartel y su exclusividad puede inclinar la balanza hacia uno u otro lado. Esperemos equivocarnos, pero mucho nos tememos que no todos los festivales actuales aguantarán muchos años.

Animal Collective llevan más de una década siendo la cumbre de la modernidad por méritos propios, pero se observa cierto agotamiento en una propuesta que parece repetirse con su nuevo disco, Painting With. Las múltiples capas de su sonido son un arma de doble filo en directo y, si no encuentran el momento adecuado, pueden resultar como en esta ocasión confusos.

The-Last-Shadow-Puppets-Primavera-Sound

The Last Shadow Puppets por fin se han decidido a publicar un nuevo disco (Everything You´ve Come to Expect) y salir de gira. Miles Kane y Alex Turner juegan en una extraña liga, son grandes estrellas, lo saben y se aprovechan. El alarde de amistad entre los dos amigos fue constante con besos, abrazos y miradas cómplices. El concierto parecía la sintonía de una película de James Bond, con sonido impecable, y un cuarteto de cuerda que le daba a las canciones la elegancia que el atuendo del cantante de los Arctic Monkeys le quitaba. No es que seamos unos radicales de la moda en escena, pero todo tiene límites.

The-Last-Shadow-Puppets-2-Primavera-Sound

Beach House no son muy de nuestro estilo y no es porque no cuadren un concierto –  suenan impecables – pero su frialdad para un festival nos resulta excesiva. Victoria Legrand jugaba a ocultarse bajo una capucha o a menear su pelazo, pero seguro que hubieran subido enteros en un entorno más íntimo.

Los conciertos en el Auditori no son los nuestro –  y mira que aún se me ponen pelos de punta al recordar el concierto de Low hace unos años tocando integro The Great Destroyer – pero el miedo a hacer cola para quedarse luego sin entrada o perderse otros conciertos, pudo en la decisión de no acercarse a ver a Cabaret Voltaire. El resurgir de su oscuro tecnopop nos hace dudar si acertamos, pero es lo que toca en un festival tan enorme: hay que tomar decisiones difíciles constantemente. Sin ir más lejos tampoco pudimos ver a Dinosaur Jr., de los que se veían bastantes fans con camisetas a lo largo del día, ni a Tortoise, ni a Shellac porque coincidían con Radiohead. Al menos con estos últimos siempre nos queda la esperanza de verlos el año que viene, seguro que vuelven.

Nosotros volveremos mañana, con la crónica del sábado.

Escenario-Rayban-Primavera-Sound

Anuncios