Cine·Críticas de Películas

Cegados por el Sol – Luca Guadagnino

Cegados-por-el-sol

Una estrella de rock se recupera de una operación en la garganta que la impide hablar, en una especie de retiro espiritual en una casa de campo en Italia. Le acompaña su atormentada pareja y su antiguo representante que se presenta sin avisar, junto a su hija, y pone todo patas arriba.

Es una reunión de almas heridas, estrella de rock cansada del éxito. Su pareja, insatisfecha con su vida y con antecedentes de suicidio. Un manager con un pasado exitoso y una vida, al menos, desordenada. Y su hija, con todos los problemas que la edad el pavo y un exasperante complejo de lolita.

La película aguanta en su inicio por la irupción del torbellino Ralph Fiennes, que consigue llevarse todo por delante. No hay nada que se resista al actor de La Lista de Schindler, El Paciente Inglés o El Jardinero Fiel.

Hasta que la historia sienta sus bases todo cuadra, pero durante un rato parece que nada avanza. Hasta que algo inesperado sucede.

El reparto es clave, Dakota Johnson, Tilda Swinton, Matthias Schoenaerts y Ralph Fiennes mantienen el tipo. Otra cosa es que sus personajes resultan irregulares. Sobre todo el de Dakota Johnson, que el director se empeña con demasiado ahínco en hacerle resultar sexy. Y en menor medida el de Schoenaerts que lleva unos años haciendo una carrera inapelable (De Óxido y Hueso, The Drop o La Chica Danesa) y aquí no terminan de explicarse sus dudas vitales.

Mientras el tono de película a lo Hitchcock, con personajes encerrados y cuentas pendientes, mantiene la tensión, la película resulta más que interesante. Y el toque de enfado a una cierta burguesía bienpensante y amoral está muy bien visto. Incluso su falta de respeto a la gente del lugar y su superioridad moral o el toque reivindicativo sobre la inmigración resultan efectivos. Pero algo falla y no es que el toque de thriller resulte insustancial. Cómo podíamos alegar eso cuando hemos puesto de referente a Hitchcock el creador del macguffin. Pero claro no estamos hablando del maestro del suspense y la acción se detiene a ratos y en otros resulta gélida.

Anuncios