Cine·Críticas de Películas

Crítica de La Reconquista de Jonás Trueba

la-reconquista-jonas-trueba

El amor no es lo que piensas

La Reconquista es la cuarta película de Jonás Trueba y supone una especie de síntesis de su todavía breve carrera, que se abre ante un futuro prometedor. Tomando parte de lo más interesante de sus anteriores trabajos, pero vistiéndolo con una estructura diferente, a la par que arriesgada, ha hecho una película pretendidamente desequilibrada.

Comenzamos viendo a una pareja que se reencuentra y viviendo con ellos una noche de puesta al día, después de años sin verse. Ella rápidamente toma la iniciativa del encuentro cuando le entrega una carta de amor que él le había escrito con 15 años y que supondrá un enigma y una clave de la estructura “desordenada”. Confidencias, humor y reproches se irán sucediendo en los diferentes escenarios, siempre tan bien elegidos por Trueba. Cuesta encontrar directores que sepan enseñar una ciudad tan bién como él. Madrid a través de lugares emblemáticos y no siempre los más turísticos. El juego de seducción se apoya en un gran trabajo de los actores y no se lo pone fácil el director, dejándolos en bastantes situaciones en contraplano, escuchando y reaccionando ante las palabras del otro. Francisco Carril, habitual de sus películas, está aquí mejor que nunca, interpretando un personaje escrito para que se luzca, pasando de ser divertido (especialmente en la escena del baile), a enamorado, mostrando sus dudas e incluso ocultando la verdad a su pareja con gran acierto.

La noche acaba con la vuelta al lugar donde se encontraron en una situación llena de silencios, donde un pequeño paso de cualquiera de los dos podría cambiar su futuro. El coge su moto y Jonás nos da un paseo por “su ciudad” sin prisa, dándonos tiempo para tener las mismas dudas que su personaje de vuelta a casa con su novia.

La segunda parte es la de las explicaciones a la pareja (Aura Garrido). La linealidad del guión no se rompe todavía, pero el tono es distinto y la gran fotografía de Santiago Racaj pasa a ser luminosa en ese apartamento que comparten todavía en plena mudanza, en proceso de cambio. Ella le pregunta por lo sucedido durante la noche con cierta desconfianza mientra el dice sin decir nada.

Es en su tercer bloque donde se sitúa al espectador ante el desafío de no continuar la historia por los caminos habituales (cómo acabará ese triángulo) y se le pone ante la pareja cuando se conocieron. Nos explica así como son sus personajes y por qué reaccionan como lo hacen y aunque es cierto que descoloca durante unos instantes, sirve para saber cómo para esos adolescentes todo era más fácil o tal vez no tanto. Esta tercera parte no está situada al principio del guión porque sus personajes han olvidado que ocurrió cuando se conocieron y necesitan recordar para llegar a ese punto (además situarlo de otra manera hubiera roto el juego narrativo).

Lo más atrevido de la apuesta por no seguir una progresión dramática puede ser no encontrar un público que sepa leerlo y al que le guste que le den las cosas machacadas. Las tres grandes partes en las que se divide, funcionan, pero no son los únicos elementos donde el ritmo podría romperse. La música, siempre tan presente en sus trabajos (que bien elegida está Mentirosa de Manos de Topo de fondo en uno de los bares que visitan) tiene un momento clave con un concierto al que asisten y en el que se detiene durante tres canciones. Rafael Berrio, que hace del padre de ella, a parte de cantar grandes temas de su propio repertorio, supone una revelación por su actuación. La escena aunque algo larga, está salpicada con confidencias entre ellos y unas extrañas apariciones de fans del cantante.

Hay una escena final que nos sitúa ante un posible desenlace y donde esa carta infantil nos da la solución al ver la verdadera reacción del personaje de Francesco Carril ante ella, ahora que ha recordado.

Seguiremos de cerca a Jonás en todo lo que haga, un director muy interesante y al que le está costando más de lo que merece llenar salas de cine. Esperemos que esto no siga siendo así y podamos disfrutar de una larga carrera.

Anuncios

Un comentario sobre “Crítica de La Reconquista de Jonás Trueba

Los comentarios están cerrados.