Cine·Críticas de Películas

Trumbo – Jay Roach

Trumbo

Biografía del fantástico guionista Dalton Trumbo. Uno de los 10 de Hollywood perseguidos por La Comisión de Actividades Antiamericanas en los años 40 en su caza de brujas contra el comunismo.

Autor de obras como Espartaco o Johnny Cogió su Fusil, su carrera pasó al anonimato cuando fue denunciado. Llegando a recibir 2 premios Oscar, por El Bravo y Vacaciones en Roma, tras alguno de los seudónimos que utilizó (Robert RichRichard Bosley, Sam Jackson).

La película tiene todos los problemas recurrentes de los biopics. Se pretenden contar muchas cosas en muy poco tiempo y la acumulación, supuestamente de hechos reales, otorga más confusión que luz, sobre un personaje y una época que se hubieran merecido más.

El trabajo de Bryan Craston es impecable, nominado a los Oscar, sindicato de actores y Globos de oro, salvando la caricatura de manera solvente. Pero no es el caso del resto de personajes que aparecen en el guión. John Wayne, Kirk Douglas o Edward G. Robinson son más conocidos, tanto físicamente como en su forma de actuar que Trumbo y por muchos intentos que hagan los actores que los encarnan, la sensación de falta de autenticidad acerca la película a un formato televisivo.

Louis C.K. (Louie), que interpreta un personaje polémico, por inventado, en una historia supuestamente fiel y Hedda Hopper encarnada por la gran Helen Mirren, son dos puntos de equilibrio del guión. El enorme peso de un personaje/actor como el que nos ocupa se lleva por delante todo lo demás. La historia familiar se limita a anécdotas sin mucha relevancia (contando además con interpretaciones poco acertadas) y a los tejemanejes del sistema de estudios de Hollywood, se les podría haber sacado mucho más provecho.

Anuncios