Cine·Pelis, Series y Televisión

GIRLS – 5ª Temporada

girls

Empiezo reconociendo que me acerqué a la serie con muchas dudas, mediada la segunda temporada, por la recomendación (de confianza) de un amigo.

La primera temporada la consumí rápidamente, encantado con su sentido del humor desprejuiciado. Pero según iban avanzando los capítulos de la segunda temporada, la frescura se fue transformando en excentricidad impostada.

Aguanté, sin abandonar la serie, entre otras cosas por el gran acierto de hacer temporadas cortas, sin excesos de capítulos. 10 episodios de 25 minutos ya son suficiente para contar esta historia, no hace falta más.

Desde entonces se han ido alternando episodios en los que estaba a punto de renunciar definitivamente, con otros en los que me reenganchaba.

Siempre he tenido la duda de si Dunham ha hecho todos los personajes tan odiosos a conciencia, o si pretendía hacer crítica del snobismo. En esta temporada parece que ha vencido la segunda opción y el sentido del humor (muy divertida la idea de cafetería anti-hipster) y me he reconciliado con Lena.

Querer ver un retrato generacional en el grupo de amigas (algunas veces no tan amigas) siempre lo he visto como en cualquier otra serie con reparto coral de edades más o menos similares. Algún reflejo de ello hay, pero siempre asociado a unas circunstancias muy concretas. En qué se parece una treintañera española a Shoshanna, o si en lugar de Nueva York, vive en Móstoles, en qué se iguala con la situación de Jessa

La temporada empezaba con la boda de Marnie y Desi (premio para la pareja más odiosa de la temporada) en uno de los pocos capítulos donde los hemos podido ver a todos juntos. Se han notado los problemas de agenda del reparto en varias tramas que han funcionado independiente.

Shoshanna, por ejemplo, acepta un trabajo en Japón y se traslada durante algunos capítulos, en un claro homenaje a Lost in Traslation de Sofia Coppola. Marnie tiene también un episodio propio. Tras una bronca con su nuevo marido tiene un encuentro con un personaje que vuelve para pasar con ella una noche de “aventuras”. O el retiro espiritual de Hannah y su madre, por cierto uno de los mejores momentos de la serie.

La trama principal de Hannah ha estado centrada en su relación con un compañero de trabajo, el convencional Fran, que la hará replantearse de nuevo su futuro. Y en sus padres, a los que tiene que ayudar a convivir y aceptar la nueva reconocida homosexualidad de él. Hannah siendo responsable de los demás, es una verdadera novedad, aunque eso si, seguimos recibiendo por sorpresa sus gratuitos desnudos.

girls2

Ray Elijah también tienen su momento. El personaje más sensato del reparto tiene que lidiar con los problemas de todos, imponiendo cordura, hasta que reaparece su punto débil, Marnie. Elijah es el claro ejemplo que la serie ha ido normalizando sus personajes. Aquí mantendrá una relación con un famoso y será él, el maduro de la pareja.

Jessa y Adam (otro de los personajes que más han cambiado en estas 5 temporadas) comienzan una relación a escondidas, al menos al principio, y tendrán uno de los momentos que particularmente menos me gusta de la serie, en una feroz pelea que sólo puede responder a dos dementes. Adivináis cómo se lo toma Hannah cuando se entera.

¿Se puede resumir la temporada en un nuevo intento de madurar? ¿Les dará tiempo, en la que parece será la última temporada el año que viene, de encauzar sus vidas? ¿Por qué esperamos que maduren unos personajes para que sean felices?

En su último capítulo Hannah inicia un nuevo camino, volver a escribir y tomar las rienda de su vida.

Anuncios