Cine · Críticas de Películas

Crítica de ‘The Guilty’ de Gustav Möller

thriller

Thriller de los buenos, pequeño y efectivo

De vez en cuando el “cine comercial” te sorprende con una película pequeña, sin muchos medios, pero con mucha imaginación, que se coloca entre lo mejor del año y lo que es más difícil, consigue perdurar en el tiempo gracias al boca a boca y a algo tan denostado como es el formar parte, en ocasiones para siempre, del Cine de Culto.

Puede que The Guilty sea una de ellas y gracias además a una trama sencilla, donde, un agente de policía ha sido relegado a un puesto de atención telefónica de emergencias y tendrá que lidiar con un caso de secuestro, a la vez que lo hace con sus demonios personales.

Gustav Möller ha sabido sacar las máximas posibilidades en su debut de un guión milimétrico que consigue mantener la tensión durante los 90 minutos, sin salir de una única localización y al que es difícil ponerle pegas y descubrir trampas al espectador (a las que el thriller suele ser bastante propenso), más allá de las inherentes y asumibles al género.

El actor principal -y casi único- también ayuda con un trabajo preciso, sin un sólo síntoma de sobreactuación. La historia hace que el espectador se implique, tome partido, sin un sólo bajón de ritmo, con un increscendo que culmina con homenaje a John Ford y Centauros del desierto. Sólo el giro final, que parece no pegar con el sentido del resto del guión, puede poner un pero a una película totalmente recomendable para pasar un buen rato.

Anuncios