Cine·Críticas de Películas

Crítica de ‘El Autor’ de Manuel Martín Cuenca

el-autor-martín-cuenca-javier-gutiérrez

El poder de la ficción

Álvaro es un gran perdedor. En la presentación del personaje lo comprobamos enseguida. Le suena el móvil en una conferencia, llega tarde a una entrega de un premio a su mujer -que además hace un comentario hiriente hacia él-, pilla a esta acostándose con otro y su profesor de escritura creativa le echa una gran bronca delante de sus compañeros. Cuando además su jefe le obliga a cogerse “vacaciones” decide atreverse por fin a intentar escribir una gran NOVELA.

La libre adaptación de El móvil primera novela de Javier Cercas (1987) a cargo de Manuel Martín Cuenca es una película difícil de catalogar. No se adscribe a un género en concreto, podría ser una thriller, un drama… pero tiene un juego narrativo y unos hábiles toques de humor que la hacen diferente.

¿Qué salida tiene un personaje gris que en el trabajo tiene que aguantar a un compañero insoportable, una labor alienante y a un jefe que le obliga a llamarle por Don?. Y además su mujer no lo respeta y lo traiciona. Solo puede refugiarse en la ficción y en vivir la vida de los demás. Varios personajes le insiste en que viva, que experimente. ¿Pero eso cómo se hace?. En lugar de ayudarle solo hace que se encierre más en si mismo.

Lo mejor de la película es ese juego entre realidad y ficción con el que nunca sabemos si lo que vemos es lo que está sucediendo (incitado por él) o lo que está escribiendo. La cascada de acontecimientos que él mismo parece provocar va en aumento de atrevimiento y riesgo pero llega a un acto final (el final de su novela) en el que -como gran fracasado- es idea de otra persona. O tal vez no y todo sea producto de su cabeza.

No cabe duda que Javier Gutiérrez está en racha. Basta un pequeño repaso a sus trabajos de los últimos años para certificarlo, las series de tv Estoy vivo y Vergüenza y las películas El Olivo o Isla Mínima, con la que ganó entre otros premios la Concha de Plata en San Sebastián y el Goya. Es de esos actores que da la sensación que tras una gran carrera y mucho esfuerzo han tenido la suerte de ser recompensados. Algunas veces el trabajo duro da sus frutos. En El Autor tiene un papel complicadísimo, en el que además de tener varias personalidades, tiene que mantener con su rostro muchos primeros planos en los que solo escucha.

Merece unas líneas el personaje de reparto interpretado por Adelfa Calvo que cuando sale en pantalla se lleva la escena a su terreno. Interpretación valiente en uno de esos papeles que no suelen abundar en el cine escritos para una mujer fuera de unos estrictos e injustos cánones de edad, cualidades físicas y roles de género.

La carrera de Manuel Martín Cuenca no tiene desperdicio. Totalmente recomendables son Caníbal y La mitad de Óscar, de las mejores películas españolas de los últimos años. Con El Autor sigue la racha de buenas películas, pero cabe preguntarse si con una carrera así no debería ser ya conocido fuera del circuito más cinéfilo. Hace tiempo que se debe hacer algo para que la gente con talento en España pueda trabajar con más facilidad y sean justamente reconocidos.

Anuncios

3 comentarios sobre “Crítica de ‘El Autor’ de Manuel Martín Cuenca

Los comentarios están cerrados.