Cine·Críticas de Películas

Crítica de ‘Jackie’ de Pablo Larraín

jackie-natalie-portman

Los héroes también sufren

El proyecto, desde sus inicios, era a la vez atractivo y destilaba cierto riesgo. Elegir como director, para hablar de un héroe nacional (y más si es estadounidense) a un extranjero, era jugar con fuego. Si este es Pablo Larraín (Neruda, El club) sorprende más todavía que no hubieran optado por un “más conservador” director estadounidense.

Natalie Portman está fantástica (puede que sea la mejor interpretación de su carrera y a ratos te olvidas de la actriz y sólo ves al personaje) y consigue llevarse casi todos los elogios de la crítica a la película.

Difícil de encasillar, el tono te hace estar en una posición incomoda a ratos. Se eligió para contar la historia, sólo el tiempo que iba desde el asesinato de JFK a su funeral (con dos flashbacks de dos entrevistas a Jacqueline Kennedy). A ratos esa fragmentación del relato no funciona del todo, perdiendo la progresión dramática.

Es una película extraña pero totalmente recomendable para un público abierto al cine de Hollywood más interesante. Resulta veraz al mismo tiempo que no hace la típica y aburrida biografía al uso.

No perdonarán el haber mostrado un personaje más de carne y hueso, doliente, desorientado, pero capaz de estar centrada en organizar el funeral de su marido y hacerlo con todos los honores. Ese grado de frialdad no está permitido, si se quiere conseguir que la persona se transforme en mito.

Anuncios