Música

Mejores discos internacionales 2016

lista-mejores-discos-internacionales-2016

No hay discusión posible. El mejor disco del año es Blackstar de David Bowie.

Empezábamos el año disfrutando con un disco tan bueno, publicado el día de su cumpleaños, y poco después no podíamos tener una peor noticia. Sin haberle sacado todo el jugo a su disco número 25, Bowie nos dejaba para añadir a su último trabajo, un toque profético que ninguno hubiéramos deseado. No estamos sobrados de héroes y el era uno de los más grandes de la historia de la música popular.

No ha sido un mal año, en lo musical (publicando nuevo disco varios de los más grandes y cumpliendo además expectativas), porque en cuanto a lo demás ha sido un 2016 de llorar. Además de a Bowie hemos perdido a Leonard Cohen, Prince, George Martin o Merle Haggard.

Los siguientes puestos en la lista se reparten de tal forma:

2 – P. J. Harvey. The hope six demolition project.

No es tan redondo como Let England Shake, publicado hace ya 5 años (se hace demasiado de rogar Polly), pero le vale para estar casi en lo más alto. Sus viajes por Kosovo, Afganistan y Washington le han valido para seguir analizando al ser humano y sus miserias. Y sus conciertos en nuestro país han sido memorables, lo que puede que le haya ayudado a ascender entre sus copañeros.

3 – Radiohead. A moon shaped pool.

Más de un punto en común tienen con P.J. Harvey (sobre todo Thom Yorke con quien compartió la maravillosa This mess we´re in). Suelen ser de los que encabezan listas cada disco que publican, pero cuando lo llevas haciendo tanto tiempo, la crítica se empieza a acostumbrar (o cansar) y vas bajando puestos. Aún así siguen siendo la banda de rock más grande del planeta, de nuestros días y una de las pocas que pasará a la historia.

4 – Nick Cave. Skeleton tree.

La historia personal de Cave los últimos años hacía presagiar un disco más oscuro si cabe, denso y trágico. Y así ha sido. En los clips de cada canción, en un riguroso blanco y negro, que acompañaban la promoción, se le veía junto a su piano y sus compinches los Bad Seeds y nos hacía desear que a Nick le apeteciera hacer una gira intima por teatros y que pasara por nuestra ciudad. Pura emoción.

5 – Leonard Cohen. You want it darker.

Que año tan malo. Que pena tan grande. Cuanta emoción nos contagió en cada verso y concierto. Tremenda energía y lección de vida a cada paso. El mundo no será igual sin el.

6 – Richard Ashcroft. These People.

Es la sorpresa personal (y puede que general, porque no ha encontrado mucho reconocimiento y no parece en casi ninguna lista de “lo mejor de”) más agradable del año. Gran disco, con varias canciones que podían pasar por parte de su repertorio de siempre y algún toque distinto más bailable.

7 – SavagesAdore life.

Gran concierto al que pudimos asistir en el Primavera Sound con Jehnny Beth siendo llevada en volandas por el público al que retaba, con actitud desafiante. Sólo es su segundo disco y su futuro es prometedor.

8 – AnohniHopelessness.

Su primer trabajo desde el cambio de género sigue manteniendo la magia, por supuesto su maravillosa y personalísima voz, añadiendo además un componente crítico a sus letras. Ojala se le pueda ver más a menudo por aquí y no sólo en conciertos, que son demasiado “exclusivos”.

9 – DaughterNot to disapear.

Junto con las Savages son nuestra gran esperanza de renovación del rock, ambas con sólo dos discos publicados. Actitud y canciones para un futuro prometedor.

10 – Band of horsesWhy are you OK.

Con este y su anterior trabajo, Mirage Rock (2012), no han dado tanto en el clavo y no han hecho esas canciones que desarmaban a cualquiera a la primera escucha. Pero si le das una segunda oportunidad en este encuentras ecos de sus mejores momentos. Esos que hicieron que los músicos con camisas de cuadros volvieran a estar de moda.

Anuncios